Saltar al contenido

LaSalicornia – la vida de las ostras

¿A qué se debe el dicho "aburrirse como una ostra"? A su forma de vida.

La expresión “aburrirse como una ostra” proviene de la antigua Grecia a raíz del estilo de vida sedentario del molusco.

La condenación al ostracismo suponía el destierro de Atenas y se entregaba en un ostracón, un objeto con forma de concha. Las larvas de las ostras se mueven libremente por el agua hasta que se fijan en un lugar por el resto de su vida.

LaSalicornia - vida de las ostras

Si piensas en el aburrimiento, quizás te venga a la mente la imagen de una ostra. La frase coloquial “aburrirse como una ostra” atribuye a este género de moluscos bivalvos la condición de apatía. El origen de este término, además del hecho de que la ostra sea un animal anclado en el fondo de mares y océanos, donde ‘ve la vida pasar’, se encuentra en la antigua Grecia.

En la Atenas del siglo V antes de nuestra era, se instauró la ley del ostracismo (ὀστρακισμός): un destierro por mala conducta durante 10 años. A la persona condenada se le entregaba un óstrakon (ὄστρακον), palabra griega para el concepto “concha” por la forma del objeto, hecho a partir de barro o cerámica, cáscaras de huevo o, precisamente, conchas de ostras. Esta condena implicaba la privación de relaciones personales y profesionales, es decir, una vida similar a la de las ostras.

La mayor parte de la vida de la ostra adulta es poco aventurera: consiste básicamente en permanecer encerrada en un caparazón rígido. Mientras que algunas especies viven fijas en rocas o en suelos marinos, otras prefieren enterrarse en fondos fangosos.

En definitiva, el sedentarismo es la principal forma de vida de la ostra. Sin embargo, antes de llegar a ese estado vital “hastiado”, lo cierto es que el animal lleva una vida bastante “movidita”.

Su primer estado vital es en forma de larva que forma parte del zooplancton: pequeños animales que flotan en el agua y son susceptibles de ser el alimento de otros animales marinos. De vida libre y gracias a sus cilios, la larva es capaz de desplazarse por las aguas de forma activa.

Ciertos bivalvos son capaces incluso de anclarse a aletas y branquias de peces para moverse a gran velocidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *